Buscar

miércoles, 4 de agosto de 2010

El Cuidado de tu Mascota


Tener una mascota contrario a lo que muchos piensan representa una gran responsabilidad, porque no se trata de comprarla y dejarla a la mano de Dios, debemos estar siempre pendientes de su alimentación, aseo y salud en general así que este día se lo dedicare a las mascotas y en especial a los perros

Es importante antes que nada tomar en consideración los siguientes aspectos:

Vacunación: Debes llevar un calendario estricto de las vacunas que vas aplicando a tu mascota desde que es una cachorro y esto según las indicaciones del veterinario ya que son ellos quienes determinan a qué edad se le aplicara la primera vacuna y cual será y cada cuanto tiempo se le habrá de de repetir. No debes olvidar aplicar ninguna vacuna pues esto a la larga te generara más gastos si tu mascota se enferma por un descuido.

Alimentación: Alrededor de las cuatro semanas de edad el cachorro se puede alimentar con comida balanceada, el cual de preferencia debe ser indicado por el veterinario; al comienzo la frecuencia de la alimentación debe ser de cuatro veces al día con una duración máxima de veinte minutos por tiempo, a partir de los cuatro meses de edad los tiempos de comida deben ir disminuyendo pero manteniendo la duración de cada uno

Parásitos: Recuerda que tu mascota, en este caso tu perro es muy susceptible de contraer parásitos que pueden causar muchos problemas como: diarrea, vómito, debilidad, retraso en el crecimiento, anemia, opacidad y caída del pelo y en algunos casos hasta la muerte, así que tienes que estar muy pendiente de su salud y de sus citas con el veterinario pues quien mejor que él para tratar cualquier problema de este tipo; también debes estar pendiente que al sacar a pasear a tu perro, es necesario recoger en una bolsa de plástico las heces, tanto para evitar la contaminación del medio ambiente y la propagación de los parásitos a otros animales, personas y en especial a los niños.

Otros Cuidados: También es importante un buen y correcto baño, el pelo del perro está cubierto por una capa de lanolina la cual lo protege del medio ambiente; no se debe bañar el perro con mucha frecuencia pues corremos el riesgo que esta capa protectora se desgaste causando comezón y picazón constante, así que la frecuencia correcta de baño debe ser de 15 a 20 días. Utiliza jabones o shampoos exclusivos para perros ya que estos contienen un pH balanceado e ingredientes que te ayudaran a mantener la buena salud de su piel y algunos incluyen sustancias insecticidas para mantener el control de parásitos como pulgas: recuerda colocar algodón en los oídos de tu mascota antes de comenzar el baño, esto para impedir la entrada de agua y así evitamos que se produzca una infección en el oído interno.

Recuerda que el cepillado de tu mascota debes hacerlo con un cepillo o carda apropiado dependiendo del tipo de pelo que tenga tu perro; si tiene pelo largo es preferible que lo cepilles a diario con una carda con el fin de desenredar y además eliminar el pelo muerto, el polvo y los desechos de la piel, así lograras que tu perro tenga un pelo más brilloso y resistente, pero si tu perro tiene el pelo corto es mejor usar cepillos de fibras sintéticas o almohaza de hule, ya que estos te permitirán retiran el pelo muerto, el polvo y los desechos de la piel con mayor facilidad; la frecuencia del cepillado debe ser de dos veces por semana.

Y finalmente ten cuidado ante cualquier cambio en tu perro, como el dejar de comer, dejar de jugar, si esta triste, si tiene vómito, diarrea, se queje o simplemente notes que no se comporta como de costumbre, así que acude de inmediato al veterinario. Procura no sacarlo a pasear a la calle hasta que ya haya completado su calendario de vacunación y desde luego trátalos con mucho amor porque no es por nada que el perro es el mejor amigo del hombre, de la mujer y de los niños.