Buscar

martes, 26 de agosto de 2014

Orinoterapia; Casos Reales: Orquitis, ETS, Heridas y Quemaduras



Orquitis: Es una enfermedad muy dolorosa en la que se hinchan y a veces ulcera, los testículos, puede ser causada por una lesión, traumatismo, o puede producirse durante un ataque de parótidas (glándula salival), también es una de las causas del escroto agudo y de azoospermia.

Paciente de 19 años: Solo le dieron unos días de vida, hacia una semana que no le funcionaban los intestinos, y 72 horas los riñones, un lado de su cuerpo estaba hinchado, como si tuviese un balón, de fútbol bajo su piel, los testículos los tenían tan grandes como pelotas de tenis, y su pene tenía más de 30 cm de longitud, duro como un lápiz de plomo, ennegrecido y enrollado como un sacacorchos. Los gemidos de la victima eran desgarradores, tenia 3 días de no comer, y solo bebía agua, pero aún así no producía ni una gota de orina, para poder beberla, por lo que Armstrong se vio obligado a darle medio litro de la suya.

Por increíble que te parezca y según el propio testimonio de Armstrong, dos horas después del primer trago, la glándula del pene mostraba síntomas de volver a la normalidad y comenzó a producir su propia orina, la que ya podía ingerir, era espesa, borrosa, y muy concentrada con una pequeña combinación de sangre, pero por la gravedad de su condición, accedió a tomarla sin pretexto, casi cuatro horas después ya producía casi medio litro de orina; aún con el mismo aspecto desagradable. Dos horas después el joven ya podía defecar. Ocho horas después, el dolor casi había desaparecido.

Al quinto día Armstrong salió de la ciudad y el paciente quedo a cargo de un doctor amigo, quien le indujo a tomar una cucharada de trigo molido con el agua, el resultado fue desastroso, inmediatamente se detuvo el flujo de orina, y en 16 horas retornaron todos los síntomas, entonces inició el tratamiento prácticamente de cero. Luego de 17 días rompió el ayuno, con jugo de naranja al medio día, una naranja entera a las 2 y otra a las 4, mientras que a las 8, ingería un vaso entero de leche fresca (no pasteurizada). Del día 18 al 25 su dieta se compuso de alimentos como pescado vaporizado, papas con piel, huevos escalfados o revueltos, así como peras y otras frutas frescas, ensaladas, y nada más. Al día 26 el paciente retomó su vida con normalidad, llevando una dieta equilibrada acompañada de la ingesta de su propia orina.

Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS): Hombre en 1918, también aquejado de psoriasis,  sometió voluntariamente a la orinoterapia, usando su propia orina interna y externamente, a los 10 días ya habían desaparecido todos los signos de su enfermedad y la psoriasis había mejorado mucho; y decidió proseguir con el tratamiento hasta que desapareciera su malestar cutáneo. Una semana más tarde, se vio libre de todo problema, y además se dio cuenta que sus sentidos se habían agudizado.
Armstrong era del parecer, que si se tratan enfermedades como la sífilis en su etapa inicial, se puede lograr una curación total entre 48 y 96 horas, siempre y cuando no se haya complicado la situación con tratamientos convencionales. Hasta el día de hoy, muchos médicos consideran que si una persona orina inmediatamente después del acto sexual, podría reducir el riesgo de contraer una ETS, por las propiedades antisépticas de la orina.

Heridas y Quemaduras: En este apartado compartimos dos testimonios personales uno de Armstrong y el otro mío.
Luego de sufrir un accidente, Armstrong; tuvo como resultado una grave lesión y laceración, en los dedos, pies y tobillos. Las uñas de los dedos se habían separado y sus propio dedos estaban echados hacia atrás (hacia la parte carnosa de los pies), pese al fuerte dolor y el shock, rehúso la ayuda de uno de sus amigos médico, pues prefirió comprobar (nuevamente), los efectos de la orinoterapia, sobre las heridas. Inmediatamente después del accidente, recolocaron las partes dislocadas de su pie, ayunó durante 4 días (por el shock), y aplicó sobre las partes dañadas paños empapados en orina vieja, manteniendo húmedos los vendajes, pero sin quitarlos hasta el quinto día, describió que los resultados fueron sorprendentes, ya no había rastro de la lesión, su pie estaba completamente sano y ágil, incluso elimino un callo que le molestaba.

En mi experiencia personal, sobre este tema, debo comenzar por decir, que es muy pobre, sin embargo una de las dos ocasiones en que me he abrazado de este tratamiento alternativo, fue por un accidente de cocina; se derramó una sopa en punto de ebullición sobre mi mano izquierda, cualquier persona seguidora de la medicina natural habría optado por usar Sábila, pero si es tu primera vez en el blog, debes saber que soy de un grupo privilegiado que presenta, reacciones alérgicas a esta maravillosa planta, entre el dolor, lo primero que se me ocurrió fue utilizar esta terapia, (cabe mencionar, que no incluí el ayuno, sino probablemente la sanación hubiese sido cosa de horas), mantuve un vendaje  a intervalos durante el día y durante toda la noche, en un período de una semana, no tenía absolutamente nada, ni la más mínima cicatriz.

En general debes saber que en los casos de quemaduras más graves, con los tratamientos convencionales el resultado final varía entre: horribles cicatrices, piel arrugada, miembros rígidos o inútiles, o el acompañamiento de trasplantes de piel que pueden derivar en infecciones del área de eliminación del tejido sano, la orinoterapia te ofrece la gran ventaja de regeneración celular.
En una carta enviada por el Dr. Geo S. Cotton en 1935; este médico de mente abierta, le informó a Armstrong, que la orina usada para tratar heridas y quemaduras no tenía rival, y que su poder curativo era producido entre otros elementos contenidos por la “Allontaína” (C4.H6,O3.N4).

Alantoina en Polvo


Como puedes ver, las propiedades de la orina son más que sorprendentes, solo tienes que tener deseos de sanarte, fuerza de voluntad y persistencia, nunca te rindas, por difícil que se vea el panorama, y sigue pendiente que seguiremos publicando lo más importante de los casos tratados por Armstrong con el Agua de la Vida.


No hay comentarios :

Publicar un comentario