Buscar

lunes, 10 de noviembre de 2014

Técnicas para Realizar Masajes




Este es otro tema importante y muy necesario, si te interesa aprender más sobre masajes, son las técnicas básicas y las más utilizadas, así que a tomar nota:

Deslizamiento: Movimientos largos, lentos y rítmicos sobre la piel, ejecutados con la palma de la mano, alternando estas, con este movimiento se comienza a aplicar el aceite.

Roces: Es la primera y última maniobra de todo masaje, se trata de rozar suavemente la piel, con la punta de todos los dedos y de forma muy suave la mano se desliza sobre la zona en que vamos a realizar el masaje, alternando las manos muy lentamente, se puede efectuar con una o dos manos. Sirve para dar un descanso rápido y quitar tensiones emocionales, con este movimiento la energía se distribuye por igual a todo el cuerpo.

Vaciado Venoso: Consiste en pasar la palma de la mano y de los dedos por la zona que hay que tratar. La velocidad de esta maniobra ha de ser lenta y de media profundidad. Con esta técnica se consigue una disminución del contenido sanguíneo de las venas y favorece la circulación de retorno.

Amasamiento: Es uno de los movimientos clave de los masajes, se aplica con toda la mano, cogiendo y estrujando cada parte del cuerpo, se deben trabajar grupos musculares completos, si se emplean las dos manos la sensación es más agradable. Esta técnica aumenta el flujo sanguíneo, estimula el metabolismo muscular, despega las diferentes capas de piel y contribuye a eliminar el ácido láctico y las toxinas acumuladas.

Fricciones: Consiste en pasar la mano abierta, con los dedos juntos y semigirados, por la superficie a trabajar se hace una cierta presión y con energía, para producir calor en la zona y desprender células muertas de la piel. El objetivo principal es relajar los músculos, eliminando las materias residuales y favoreciendo la circulación sanguínea y linfática.

Percusiones: Es un movimiento más estimulante que relajante, consiste en distintos tipos de presiones rítmicas y enérgicas, realizadas repetidamente, los golpes pueden realizarse con el canto de la mano, con la mano ahuecada y con el puño cerrado. El objetivo de la percusión es el de estimular las zonas de tejido blando, como los músculos de los muslos y las nalgas, tonificando la piel y favoreciendo la circulación.

Pases: Consiste en pasar la yema de los dedos suavemente sobre la piel, siguiendo la dirección de las redes nerviosas, aumentando o disminuyendo la velocidad dependiendo del efecto que queramos producir. Esta técnica mejora la circulación linfática y libera cargas emocionales y tiene un efecto sedante muy importante, se aplica de manera especial en la cabeza.

Pinzamiento: Se colocan los 4 dedos en contraposición con el pulgar formando una especie de pinza y elevando la zona. Si es un pellizco grueso mejora el tono muscular, es especialmente indicado en casos de flacidez.

Pellizqueos: Si bien hay de varios tipos, todos deben ser suaves y al realizarlos casi no se deben despegar los dedos, se realizan con el dedo pulgar y el índice o el del corazón. La finalidad es producir hiperemia en la zona o sea aumento de la circulación sanguínea a nivel superficial.

Vibración: Es un temblor de las manos, punta de los dedos, o zonas hipotecar del masajista sobre un punto determinado del cuerpo, es recomendable hacer una tensión a nivel de los bíceps.

Presión: Se presiona con la punta de los dedos, diferentes puntos, de la zona a tratar, provoca mayor afluencia sanguínea en las fibras musculares, esta técnica resulta muy relajante.

Tecleteos: Se realizan con la punta de los dedos ligeramente curvados y rápidamente, un dedo ira detrás del otro, es una maniobra muy utilizada en tratamientos faciales, sobre todo en el contorno de los ojos, pómulos y frente.


Bueno con estas técnicas, ya tienes los temas básicos para dar un masaje, si quieres saber más, puedes consultar Masajes y Tipos de Masajes.


No hay comentarios :

Publicar un comentario