Buscar

miércoles, 7 de mayo de 2014

Poder Mental: Más allá de tu Cerebro




Sabías que los seres humanos no usamos todo el potencial de nuestro cerebro; pero aún peor, lo poco que utilizamos, no lo sabemos utilizar, sin embargo a través de la historia algunas personas si se dieron cuenta de nuestro potencial mental y lograron aprender y transmitir técnicas, ejercicios y métodos; que les facilitaron la vida y les ayudaron a triunfar, conseguir sus objetivos y culminar sus metas personales; pero hoy, nos queremos enfocar más en el mecanismo o funcionamiento de nuestro cerebro para que luego se te haga más fácil entender el porqué de cada cosa.

Días atrás, cuando hablábamos de los sueños, explicábamos un poco sobre los niveles en los que se desarrollan sus etapas, te mencionamos algo sobre las ondas cerebrales, lo recuerdas?, específicamente mencionamos las ondas delta, y es que es por medio de estas ondas que se mide nuestra actividad cerebral, mediante el uso de un electroencefalógrafo; este aparato mide las ondas en ciclos por segundo, por lo general a partir de 14 Hz y más hablamos de ondas Beta, de 7-14 Hz; ondas Alpha, de 4-7 Hz ondas Theta y de 4 Hz o menos, son ondas delta.

Para mayor claridad: cuando estamos despiertos estamos en estado Beta o en estado de alerta, vigilia o conciencia externa, cuando tenemos esa sensación de estar entre dormidos y despiertos es cuando nos encontramos en estado Alpha (ten este muy presente); Theta y Delta son las fases más avanzadas del sueño también llamado sueño profundo. Ahora ten en cuenta que entre más bajas son nuestras ondas cerebrales (es decir cuando el cerebro está aparentemente “menos activo”), este es más eficaz; gracias a que ya no está distraído, en nuestras actividades cotidianas.




Pero porque no usamos todo el cerebro?
En nuestra sociedad nos han “programado” para pensar y actuar de acuerdo a ciertos estándares, es por eso que desde niños nos enseñan a desarrollar más el hemisferio izquierdo de nuestro cerebro (que es el que se encarga del habla, la escritura, matemáticas, lógica, etc.) y casi dejan ignorado el hemisferio derecho que es el que se encarga de los sentimientos, emociones, creatividad, habilidades artísticas, etc.

Cuando aprendemos a desarrollar nuestro hemisferio derecho, logramos un equilibrio entre ambos y es cuando llegamos a romper las barreras o limites que nos han impuesto, despertando nuestro poder mental, es como si abriéramos los ojos a un nuevo mundo, comprendemos muchas cosas, el porqué de estas; y logramos con mucha facilidad nuestros objetivos, somos más felices, ya no somos víctimas del estrés, incluso recuperamos nuestra salud. Ahora, te preguntaras y como logro despertar mi poder mental?  o te dirás, … debe ser muy difícil.

Bueno fíjate que hay una herramienta por excelencia para ayudarnos a desarrollar nuestro poder mental, algunas personas le llaman meditación otras le llaman oración, para mi es exactamente lo mismo, porque al orar lo que haces es meditar, concentrarte en pedir lo que deseas o en dar gracias por lo obtenido. Como ves esta técnica no es cosa del otro mundo; investiga en tu religión (si la tienes), y sin duda lo encontraras, por ejemplo los cristianos pueden tomar su biblia y  leer los evangelios, justo la parte donde el maestro de maestros enseño como orar y pedir (esto es clave para conseguir lo que quieres en tu vida).


Quizá no eras consciente, pero como puedes ver ya estas familiarizado de toda tu vida con la meditación, ahora lo que necesitas es pulir ese conocimiento, para esto hay dos técnicas que van de la mano y son fenomenales estas son la visualización (mediante el uso de tu imaginación) y las afirmaciones (oraciones positivas), de las mismas se desprenden pequeñas sub-técnicas, donde tú puedes elegir la que te haga sentir mayor comodidad y que te facilite las cosas y como son muchas en el próximo post hablaremos con detalle de las más utilizadas, para que te sirvan de guía, pero ten en cuenta que como en todo en la vida, necesitas tener perseverancia y disciplina.

No hay comentarios :

Publicar un comentario